Los Tigres del Norte

Amor de Madre

Dame por Dios tu bendición,
oh madre mía adorada,
que yo a tus pies pido perdón,
por lo que tanto has sufrido.
Ahora que estás en la mansión,
una mirada te pido,
madre querida, ruega por mí
al creador.
Tu que estás en la mansión,
de éste trono celestial,
mándale a mí corazón,
un suspiro maternal.
Un suspiro maternal,
mandále a mi corazón,
que me abrace y que me llegue
al corazón.
Mira madre que en el mundo
nadie te ama como yo,
mira que el amor de madre

Suscribirse a RSS - Los Tigres del Norte