Norteño

Norteño

El Corrido de Monterrey

Tengo orgullo de ser del Norte,
de mero San Luisito
porque de ahí es Monterrey,
de los barrios el más querido
por ser el más reinero si señor
barrio donde nací.

Y es por eso que soy norteño
de esta tierra de ensueño
que se llama Nuevo León,
tierra linda que siempre sueño
y que muy adentro llevo si señor
llevo en mi corazón.

Desde el Cerro de la Silla
se devisa el panorama cuando
empieza anochecer
de mi tierra linda sultana
y que lleva por nombre, si señor,
ciudad de Monterrey.

El Palomito

Una palomita blanca
de piquito colorado,
ayer yo la vi llorando
en las cumbre de un guayabo;
curru cu curru cu
le cantaba el palomito,
curru cu curru cu
que volviera a su nidito.

Blanca palomita vuela,
vuela por esa pradera,
aquí te estaré esperando
aunque de dolor me muera;
curru cu curru cu
le cantaba el palomito,
curru cu curru cu
que volviera a su nidito.

Cielo Azul Cielo Nublado

Cielo azul, cielo nublado, cielo de mi pensamiento;
quisiera estar a tu lado, para vivir más contento,
para vivir más contento.

Soy el hombre más dichoso cuando tu estás a mi lado;
hasta el sueño se me quita, aunque esté bien desvelado,
aunque este bien desvelado.

Un pintor pinto una rosa, con una flor de alelia;
pero no hay pintor que pinte, los ojos de mi María,
los ojos de mi María.

Un pintor pinto una rosa y en medio dos clavelitos;
pero no hay pintor que pinte, lo negro de tus ojitos,
lo negro de tus ojitos.

Baraja de Oro

Voy a jugarme un amor
con una baraja de oro,
pues si la gano ya estuvo
y si la pierdo ni modo,
porque yo soy de los hombres
que cuando pierdo no lloro.

Las mujeres son barajas
que hay que saber barajear
pa’ saber cuál es la tuya
es la que vas a apostar,
no ya después de perdido
quieras volver a jugar.

Y si juegas sin malicia
porque no les tiene miedo,
esperando a sota de oros
aparece un caballero,
dispense mi buen amigo
es que yo llegue primero.

Amor de Madre

Dame por Dios tu bendición,
oh madre mía adorada,
que yo a tus pies pido perdón,
por lo que tanto he sufrido,
a donde estás en la mansión,
una mirada te pido,
madre querida, ruega por mí
al creador.

Tú que estás en la mansión,
de ese trono celestial,
mándale a mí corazón,
un suspiro maternal,
un suspiro maternal,
mandále a mi corazón,
que me hiere y que me hiere
el corazón.

Al Ver

Yo siempre lloraré la ausencia de tú amor,
fingir nunca podré para mí sería un error;
las lágrimas tiré cuando te vi partir,
de celos me llené y así empecé a sufrir.

La vida para mí no es nada en realidad,
al menos sin tú amor, por Dios tenme piedad;
clavastes un puñal en mi pobre corazón,
al ver que te alejabas y que nunca hubo razón.

Aguanta Corazón

Aguanta corazón no seas cobarde,
si te tienes que ausentar que sea por Dios,
no olvides que por lejos que te vayas,
no sufres solo tu sino los dos.

Yo se que te pegaron y muy fuerte,
yo se que es muy profundo tu dolor,
quien te manda querer profundamente,
ahora pagas el precio del amor.

Si te aguantas como yo te lo he pedido
y que nunca la dejes de adorar,
te prometo que ya nunca la dejamos,
donde quiera que he de ir la he de llevar.

Abrazado de un Poste

Me dejaste abrazado de un poste
esperándote y nunca llegaste
me dijiste que ahí te esperara
bien recuerdo que me lo juraste
ya muy noche me fuí de la esquina
a tomar; me metí a una cantina.

Me senté y le pedí al cantinero
una copa y después la botella
junto a mí se arrimó un compañero
que muy triste me dijo su pena
él también se quedó en una esquina
y a la cita tampoco fué ella.

Alma Enamorada

Tengo el alma enamorada nomás en pensar corazón
de soñarme noche a noche dueño de tu amor,
tengo el alma enamorada muy enamorada mi bien,
si me das toda tu vida yo te la doy también.

Di, di si tu corazón
tiene otro amor ó tiene otro cariño
di, di que no hay más amor
porque mi corazón morirá por tí.

Tengo el alma enamorada nomás de pensar corazón
de soñarme noche a noche dueño de tu amor
tengo el alma enamorada muy enamorada mi bien
si me das toda tu vida yo te la doy también

Suscribirse a RSS - Norteño